MANUAL PARA LA INSTRUCCIÓN DEL SOCORRISTA

Estimados Lectores la instrucción del socorrista nos enseña en general para dar el apoyo necesario a un accidentado y no agravar la vida de la persona, estoy seguro muchos accidentes han fallecido a falta de apoyo oportuno o por desconocimiento, es importante saber primeros auxilios y será valioso tu aporte para salvar vidas.

Brindar su ayuda capacitada puede:

• Salvar una vida.
• Prevenir complicaciones muchas veces graves.
• Disminuir el dolor, sufrimiento o malestar.
• Lograr ayuda profesional más rápida, con la activación precisa del sistema de emergencia.
• En caso de lesionados múltiples, dar orientaciones útiles al resto de la población.

VÍA AÉREA Y VENTILACIÓN

El proceso de la respiración se divide en cuatro períodos principales: Ventilación pulmonar (entrada y salida de aire de los pulmones), difusión (paso del oxígeno y el dióxido de carbono (CO2) desde el pulmón a los capilares pulmonares), transporte del oxígeno a las diferentes células y regulación de todo el proceso, fundamentalmente por el cerebro. Una breve explicación de las vías aéreas, órganos de la respiración y sus funciones.

En condiciones normales, la respiración es rítmica, pausada y la frecuencia es estable; aunque fisiológicamente varía con la edad y actividades.
Para una adecuada ventilación pulmonar, debe estar permeable la vía aérea, existir un funcionamiento correcto de
los pulmones y la pared del tórax y debe mantenerse una adecuada regulación de todo el proceso, por parte del centro nervioso de la respiración.
Sin una adecuada respiración, las células, fundamentalmente del cerebro, comienzan a morir pasados los 4-6 minutos, mucho antes si lo comparamos con la falla de la circulación, por ello, si bien en el orden práctico
realizamos su examen luego de explorar el estado de conciencia, es el primer aspecto a resolver ante una
supuesta víctima.

Pasos en el manejo de la vía aérea y la ventilación:
• Apertura manual de la vía aérea.
• Evaluación de la ventilación.
• Evaluación de la permeabilidad.
• Limpieza y desobstrucción si es necesario.
• Permeabilización por métodos no manuales si están disponibles.
• Ventilaciones de rescate y oxigenoterapia.

Apertura y permeabilización manual de la vía aérea

El manejo de la vía aérea constituye la primera prioridad en la atención de todo paciente, el uso de cualquiera de los métodos de control de esta requiere de mantener la cabeza alineada y en lo posible hacer coincidir los ejes del cuerpo, traqueal y laríngeo. La presencia de trauma, por otro lado, requiere del control simultáneo de la columna cervical, la cual debe mantenerse en posición neutra sin hiperextensión del cuello, pues ello está contraindicado ya que debemos asumir que todo traumatizado puede tener una lesión a nivel cervical.
En una víctima con alteración del estado de conciencia, el descenso de la lengua constituye la causa más común de
obstrucción de la vía aérea . Por ello, siempre se deben realizar las maniobras necesarias para abrirla o desobstruirla.

Métodos para el control de la vía aérea.

• Manuales.
• No manuales.
– Mecánicos.
– Transtraqueales.

Métodos manuales.

Son los métodos que podemos realizar con nuestras manos, sin necesidad de recursos, están disponibles en todo momento.
“A pesar de ser sencillos, su realización de forma eficaz puede salvar la vida”.

Métodos manuales.
• Extensión de la cabeza y elevación del mentón.
• Elevación de la mandíbula.
• Elevación del mentón.

Extensión de la cabeza y elevación del mentón

Con la cabeza alineada, ponemos una mano sobre la frente y la otra en la parte ósea de la mandíbula, luego extendemos la cabeza y simultáneamente desplazamos la mandíbula hacia arriba con ligero movimiento hacia atrás. Esto levanta la lengua hacia delante separándola de la vía aérea y mantiene la boca ligeramente abierta, por otro lado, la extensión de la cabeza hace que se pongan en línea el eje del cuerpo con el de la laringe y la boca y también
produce apertura de la misma

Elevación de la mandíbula

En los casos en que exista trauma facial, de la cabeza y/o cuello (alta sospecha de lesión de columna) debe mantenerse la columna cervical en una posición neutral alineada. Por lo que la siguiente maniobra es la indicada en estos casos.
La maniobra de elevación de la mandíbula permite al socorrista abrir la vía aérea con ausencia o con mínimo
movimiento de la cabeza y de la columna cervical. Por estar unida anatómicamente a la mandíbula, al levantar esta, la lengua también se desplaza hacia delante y desobstruye la vía aérea. (colóquese por detrás y ponga sus dedos en la parte inferior de la mandíbula, los 5tos dedos en sus ángulos y levántela, puede auxiliarse si sitúa los primeros dedos sobre los pómulos), la mandíbula se empuja anteriormente y en dirección caudal.

Es mejor que la maniobra sea realizada por 2 personas (uno estabiliza la columna y otro abre las vías aéreas). En otra variante, un solo socorrista puede fijar la cabeza colocándose a horcajadas sobre la frente de la víctima y con los muslos impedir sus movimientos de cabeza y cuello.

Elevación del mentón

La maniobra de elevación del mentón constituye otra forma de abrir la vía aérea de un paciente con sospecha de
lesión de la columna cervical. Este método es ideal para resolver una variedad de obstrucciones anatómicas de la vía aérea en pacientes que están respirando espontáneamente.

menton

Evaluación de la respiración

Una vez permeabilizada la vía aérea, evaluamos la respiración. Esto se realiza acercándonos al paciente y con el
oído cerca de la boca (5 cm) y la vista en dirección al tórax, utilizamos los sentidos de la vista, oído y el tacto para mirar, escuchar y sentir la entrada o salida de aire de los pulmones, (por ello se llama maniobra del MES) durante un intervalo de 10 segundos, no podemos olvidar que previamente hay que extender la cabeza para que la lengua desobstruya las vías aéreas si no hay trauma y de existir este, es necesario el uso de otras técnicas específicas.

abc

Resumen de las maniobras para evaluar la respiración.

Mire:
• Movimientos del tórax (simetría).
• Frecuencia respiratoria.
• Uso de músculos del cuello, abdomen, brazos para respirar (anormal).
• Cianosis (coloración azulada).
• Fluidos o secreciones en la boca.
• Trauma (cara, cuello, tórax).
Escuche:
• Sonidos respiratorios al entrar o salir aire.
• Ruidos anormales (estridor, sibilancias).
• Puede o no hablar. Calidad de la voz.
Sienta:
• Movimiento de aire en su mejilla.
• Movimientos del tórax (con las manos).
• Aire debajo de la piel del paciente, lo cual produce crepitación (con las manos).
• Posición de la traquea (con las manos).

Estimados amigos espero sea de mucha utilidad, para es muy útil y me sacado de muchas dudas y lo mismo seguro a ustedes, nadie esta libre de nada, hasta en nuestras casas debemos saber como actuar en caso de emergencia, no vamos esperar hasta que venga el médico o alguien a auxiliar hasta ahí quizás la vida del familiar ya este muerto, espero sea de utilidad.

Fuente: Dr. Víctor Navarro/Arelys Falcon

Manual de primeros auxilios, manual de socorrista.

Acceda al Manual del Soccorista: 00-Contenido 01-generalidades 02- SALVA VIDAS – VÍA AÉREA Y VENTILACIÓN

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *