PSICOPREVENCION Y PSICOLOGÍA DE LA EMERGENCIA

PSICOPREVENCION DE RIESGOS

La psicoprevención, complemento a la prevención de riesgos, es aquella rama de la psicología laboral que tiene como objetivo cambiar actitudes y modificar conductas inadecuadas, con el fin de realizar un trabajo seguro y, por lo tanto, sin riesgos de accidentes.

La administración, actividades y metodología, herramientas de la psicoprevención, varían dependiendo del grado de madurez y desarrollo tanto de la empresa como de las personas que la integran.
Con frecuencia hacemos la distinción entre lo que es un programa de capacitación en psicoprevención y lo que es un proyecto de psicoprevención.
El programa de capacitación en psicoprevención es una actividad que, si bien es cierto, tiene una serie de ventajas y bondades en el proceso de enseñanza y aprendizaje, corre el riesgo de ser una actividad aislada; en cambio un proyecto de psicoprevención implica análisis y etapas, donde cada una es antesala de la próxima, preambulo de la que viene, continuación de lo ya hecho y preludio de las siguientes. Hay una secuencia ordenada.

Habitualmente encontramos en algunas empresas el fenómeno que denominamos “furor por la prevención” y sus resultados en el corto plazo. Esto es bueno, pero… “no por mucho madrugar amanece más temprano”. Un proyecto de psicoprevención requiere de tiempo no sólo cuantitativo sino que también cualitativo; la razón es que se trata de un proceso y como tal, no puede ser violentado por la precipitación, por el apuro, y ni siquiera por las buenas
intenciones. Para que un proyecto de psicoprevención dé buenos frutos en una empresa, es preciso, que esa empresa tenga “memoria colectiva”; metafóricamente podría describir esa memoria colectiva como aquello intangible
que se palpa en las paredes, que flota en el ambiente y que aparece en el más mínimo acto o en la modesta y pequeña acción de cualquiera de los integrantes de la empresa. En otras palabras formar masa crítica. Es decir, para que se produzca un efecto, es necesario contar con personas que tengan conocimientos en el tema, que transmitan verbal y no verbamente conciente e inconcientemente los contenidos.

OBJETIVO DE LA PSICOPREVENCIÓN DE RIESGOS

Psicoprevenir es desarrollar; es evolucionar de lo indiferenciado a lo diferenciado. Por ejemplo, de la percepción del riesgo y de lo seguro como iguales, a la discriminación del peligro y de lo seguro como diferente.
La psicoprevención busca el cambio de actitud frente al trabajo; en un momento del tiempo donde el ahicismo y el relativismo de los valores es muy grande, la prevención de riesgos también se ve afectada y, por lo tanto, el cambio de actitud es fundamental y continuo.
Para ello, la primera condición del programa es la sensibilización de los miembros de la empresa y el establecimiento de una política de prevención, donde las normas sean los indicadores esenciales.

Un plan de prevención cuyos objetivos son la minimización de lesiones, de pérdidas económicas, de daños y perjuicios a la comunidad, este elemento debe formar parte del funcionamiento de la empresa; de ese modo, frente a cualquier emergencia, se podrá disminuir su impacto.

PSICOPREVENCION, SALUD Y ACCIDENTES

A1 mencionar la salud y su relación con la accidentabilidad no lo hago en referencia a algún cuadro típico o síndrome propiamente tal; lo digo en relación a las simples congestiones secundarias de un resfrío que, el decir de algunos
especialistas, contituyen verdaderas microencefalitis que alteran el normal funcionamiento y rendimiento intelectual de una persona; cosa similar puede ocurrir cuando alguien tiene un trastorno estomacal común y corriente. Estas
personas no rinden como lo hacen habitualmente y, por to tanto, están más propensas a la accidentabilidad. ¿Qué hacer en estos casos?. Si bien la mayoría de ellos no ameritan para dejar de trabajar, el trabajador debe tomar conciencia de su estado transitorio y repetirse en voz alta, previa reflexión, la labor que le corresponde hacer.

Esta modalidad identifica la ejecución de su trabajo y aumenta la seguridad en la tarea. Por ejemplo, un trabajador con gripe o colitis, no se siente bien; utiliza esta modalidad diciéndose algo así como “hoy no estoy bien, debo enchufar la máquina, lo haré con mucho cuidado. ¿Tengo secas mis manos? bien, ahora procedo, etc.”. El repetirse este mensaje equivale a tener una persona auxiliar que supervisa e indica momento a momento lo que hay que hacer.
Por otra parte, están los llamados “estados mentales pasajeros”. Recientes observaciones y numerosas evidencias revelan que los dolores de cabeza, jaquecas o migrañas pueden alterar las decisiones de las personas y como
consecuencia provocar grandes desgracias.
Napoleón suspendía sus campañas para no tomar decisiones equivocadas; Alicia en el país de las maravillas, obra escrita por Lewis Carroll, utilizaba el dolor de cabeza que le provocaba distorsiones visuales. Pues bien, en estos casos los efectos fueron positivos, lamentablemente no siempre es así. Muchos errores inexplicables son consecuencia de estos estados mentales pasajeros.

Fuente: CRISTIAN ARAYA MOLINA

Descarga el Libro de Psicoprevención  y Psicología de la Emergencia.

Psicología con la seguridad, Psicopevención de la Emergencia.

Libro-Psicologia-de-La-Emergencia-Cristian-Araya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *